Mustia hasta los huesos

martes, septiembre 02, 2008

Mi almohada...

…me sentía sola; estaba sola.

No conciliaba el sueño. Mi mente incansable pensaba entre una y mil cosas, tu rostro.

Pensé, te extraño.

Entre la oscuridad de mi habitación y la mirada ausente, imaginé ver tu silueta entre las sombras. Entre voz entrecortada, te saludé: hola mencioné. Pero inmóvil te quedaste.

Extendí mi mano invitándote a recostarte y con paso firme asumiste que sí. Haciendo espacio entre cobijas, tosco te acurrucaste frente a mí. Y te abracé y te abracé fuerte para que no te fueras, para que no te alejaras y te quedaras conmigo para siempre.

En ese instante me sentí feliz, pues ya no estaba sola… solo, mientras abrazaba a mi almohada.

1 Comments:

At 7:39 p. m., Blogger chakattack said...

y me que? dé solo, chispeando mares de existencia...

 

Publicar un comentario

<< Home