Mustia hasta los huesos

martes, diciembre 19, 2006

Sueño robado...


Es una habitación ordenada con sus paredes blancas, con una alfombra que cubre todo en un color acorde a los colores sobrios de los muebles y que realzan la blancura de la gran cama y una gran ventana con vista a la ciudad, el clima controlado del lugar es agradable. Al entrar en este lugar se tiene que reconocer que es bella, pero sin embargo es fría. Fría porque esta sola, porque no es habitada, porque no tiene el calor humano.

Y estoy aquí mirando el techo, en compañía del silencio y mi eterna soledad, todo en su impecable limpieza y exacto lugar para provocar el mayor confort, sin embargo dentro de mi siento un profundo vacío. Vacío que se siente en las entrañas, vacío que seca la boca y enloquece la mente. Buscando no romper el orden de la habitación tomo un vaso y sirvo un poco de vino, al tiempo que veo reflejado mi imagen en el espejo que esta frente a mí reflejando un rostro cansado e infinidad de esperanzas perdidas. Mientras miro a través del cristal de la ventana el mundo que avanza inexorablemente sin mi presencia, el sabor del vino inunda mi garganta cuando una gran cantidad de pensamientos negativos se agolpan en mi mente.
Un sonido rompió aquel silencio, llaman a la puerta, dejo mi vaso con un poco de vino sobre el buró para atender el llamado. No espero a nadie abro sin mediar pregunta o mirar a través de la mirilla de la puerta. Abro y estoy frente a ella, mirándola a los ojos y reconociendo su figura, me habla y su voz me tranquiliza, me abraza y mis miedos desaparecen, me besa y la luz entra en mi vida.
Entramos en la habitación con una apurada tranquilidad, le invito una copa y mientras se sienta en la orilla de la cama a mi espalda escucho esa voz que muestra cuanto me conoce – no estas bien ¿Qué te pasa? – al volverme no quiero decir nada, tal vez porque no se que me pasa, dándole su vaso me siento a su lado para quedarnos mirando fijamente, todo un volcán de emociones se agolpan en mi, en ella, en nosotros cuando tiernamente me acaricia el rostro con su delicada mano y yo trato de aprisionar su mano entre mi cabeza y mi hombro como lo hace aquel que se sabe amado y que ama. Continúo sin decir palabra pero nuestros pensamientos están cada vez más cerca al mismo tiempo que nuestros rostros, sus labios y los míos están deseando besarse pero nuestras mentes temen la respuesta del otro, no se quien da el primer paso, pero es un beso corto, nervioso, temeroso. Me levanto de su lado para tomar mi vaso de vino con un cúmulo de sentimientos y emociones encontradas, al momento de depositar la botella sobre el neceser soy abrazado por detrás, sus manos en mi pecho y su cabeza reposando en mi espalda, puedo sentir su ternura y su feminidad, lentamente me giro para quedar abrazados los dos mirándonos a los ojos, su mirada siempre firme y siempre fija hoy se muestra más dulce, más cálida, muy mujer, se acerca a mi alzándose un poco sobre la punta de sus pies para acercar su labios a los míos y me besa con una mezcla de amor, cariño, ternura y pasión, mis manos recorren su espalda intentando unirla a mi para sentirla mía, de hacerme uno con ella.

Caemos sobre la cama lentamente fundiéndonos en un solo cuerpo, en un momento en que nuestros labios se separan ella agitada solamente dice – hazme el amor – volviendo a unir sus labios a los míos, lentamente pero con prisa nuestras ropas caen disturbando el orden impecable de la habitación y el calor aumenta, nuestros cuerpos desnudos comienzan a sudar en ese descubrirnos como nunca lo habíamos hecho. Rodamos por la cama en ese hermoso juego de pasión donde perdemos la noción del tiempo, del cielo y la tierra. Es un reconocernos mutuamente, nuestras manos se guían por si solas, la abarco; todo su cuerpo esta dispuesto a ser acariciado y amado, sus pechos pequeños y redondos con ese color rosado y esa tersura que solo el lactante y el amante saben reconocer cuan hermosos son. Es ese olor a mujer que embriaga más que el mejor vino. Dulce y sutil que se mezcla con el sabor de sus fluidos que inundan mi boca me transportan a una atmósfera y realidad distinta, a descubrir el principio de mi mundo en ella, con ansia apuro todo lo que emana de la fuente de amor en la cual mi sed intenta saciarse de mujer, ella.

Sus manos me toman conduciéndome cariñosa y firmemente hasta su rostro para fundirnos en un inmenso y profundo beso mientras una de sus manos se desliza a ese espacio que existe entre nosotros, espacio pequeño pero que duele por ser distancia entre nosotros, y dirigiéndome a si misma entro en ella y lentamente nuestros cuerpos se tensan de esa mística sensación donde nuestras venas se dilatan en los cuellos como asfixiándonos dejando brotar de nuestras gargantas un gemido apenas perceptible. Ahora somos uno, penetrándonos y poseyéndonos. Miradas fijas y profundas, besos apasionados, sus manos se aferran a mi espalda, sus piernas me rodean aprisionándome, prisión de la cual no quiero escapar permaneciendo siempre ahí hasta la eternidad, es en esa prisión donde han desaparecido todos mis conflictos y solucionado todos mis problemas, yo la amo. Sus uñas se aferran a mi espalda casi haciéndome daño, me dice que su momento llega, continúo con mayor intensidad mis movimientos pero de una forma con un movimiento que no encuentro explicación hemos intercambiado posición ella arriba de mi, se mueve buscando su propio placer dando a mi interior un placer enorme solamente de verla ahí con los ojos cerrados y sus cabellos caen como cascada, de pronto un espasmo y un pequeño grito sale de su boca para caer sobre mi. Sigue gozándose con lentos y suaves movimientos, tocándose sus pechos y yo ahí, debajo de ella mirándola, adimirándola y amándola toda.

Y dando un pequeño sorbo de aquel vino que quedó en lo profundo de mi copa, le digo al espejo que hoy refleja a dos cuerpos reposando el cansancio, que no importa nada, que si tengo que morir que feliz estoy de morirme, porque junto a ella ya me siento en el cielo…

(Texto de un mustio anónimo, desde la ciudad de Roma). GRACIAS.

5 Comments:

At 7:02 a. m., Blogger Princess Ale said...

Hola!!! En serio que me gusta mucho leerte!
Solo pasé a desear felices fiestas!!
Abrazos!

 
At 1:24 p. m., Blogger ANiS said...

Que bonito =)

saludos mustia

 
At 12:14 a. m., Blogger Erika. said...

Señorita Mustia, paso a dejarle un fuerte fuerte abrazo navideño.

Que la pases de lo mejor con tus seres queridos.

Besos :)

 
At 1:04 p. m., Blogger Txetxu said...

cachondo,,,, muuuuuuuy chachondo.

Felixxxidades mujer.....

 
At 10:36 a. m., Blogger Mustia hasta los huesos said...

DEFINITIVAMENTE TXETXU, ES MUY MUY CACHONDOOOO Y BELLO.

BESITOS MUSIOS
La mustia

 

Publicar un comentario

<< Home