Mustia hasta los huesos

martes, enero 12, 2010

Soy una buena persona...

Definitivamente el año que apenas hemos dejado atrás, trajo a colación un sin fin de cosas buenas y otras algo malas. Afortunadamente buenas que se agradecen y se bendicen; de malas, que a la mala también se aprende y jamás se olvida.

Hablo de la “lealtad” que se quebranta y se vuelve traición disfrazada de nombre de amiga, conocido o familiar. En otras mustias palabras, que nunca llegas a realmente conocer a las personas hasta que te hacen una “gachada”. El detalle es que siempre viene de quien menos te imaginas y cuando menos te lo esperas.

Pero saben, a pesar del dolor que se produce también se agradece cuando te das cuenta que el NO actuar de la misma manera, te hace ser una buena persona…

... o bien, demasiado tonta.

Chaitoo
La Mustia

PD. Al quien le quede el saco…

2 Comments:

At 1:54 p. m., Blogger Victoria said...

definitivamente los golpes mas dolorosos vienen de quien menos los esperas y cuando menos los esperas.

 
At 11:11 a. m., Blogger Mustia hasta los huesos said...

Así es Vicky... especialmente de quien menos lo esperas. De las personas a quienes les confiaste la vida, los sueños, los anhelos, los deseos... y para que se aprovechen de ellos a su propia conveniencia.

Duele y duele mucho.
La Mustia

 

Publicar un comentario

<< Home